Especialidades

  Cáncer de Próstata
  Hiperplasia prostática benigna
  Cáncer de Vejiga
  Incontinencia de Orina
 

Disfunciones Sexuales

Disfunción Eréctil (DE).

Es la dificultad para lograr o mantener una erección adecuada para una relación sexual.
Es una afección común, por tanto debe discutir el tema con su urólogo para que juntos encuentren el tratamiento adecuado.

Las causas de la disfunción eréctil


Es relevante aquí destacar que la mayoría de los hombres experimentan algunas fallas eréctiles ocasionales, en momentos en los que se encuentran fatigados, estresados o que han consumido mucho alcohol.

En casos donde la pérdida de la capacidad eréctil es temporaria no debe preocuparse, si la condición persiste debe consultar al urólogo para tranquilizarse y encontrar las causas y el tratamiento correspondiente.

El 80 por ciento de los casos de disfunción eréctil pueden deberse a causas físicas, el 2’ % restante a factores psicológicos. En muchos casos las razones son físicas y psicológicas.

Causas físicas


Generalmente los síntomas de disfunción eréctil de causa física experimentan un comienzo gradual de los síntomas. Las causas son:

- Obstrucción arterial.
- Diabetes.
- Trastornos neurológicos.
- Enfermedad del tejido eréctil del pene.
- Cirugía o traumatismo pelviano.
- Efectos adversos de medicamentos.
- Enfermedades crónicas, como insuficiencia renal o hepática.
- Problemas hormonales.
- Alcoholismo o abuso de drogas.
- Tabaquismo.
- Enfermedad de Peyronie (tejido cicatrizal que causa curvatura del pene).

Causas de origen psicológico


Cuando existe algún problema de origen psicológico por lo general los hombres experimentan una súbita pérdida de la capacidad eréctil, también tienen erecciones de sólo pensar en el sexo o algunos pensamientos negativos simplemente le impiden la erección. Además suelen tener erecciones cuando duermen o al levantarse a la mañana.

Las causas psicológicas de impotencia pueden ser:

- Estrés y ansiedad en el trabajo o en el hogar.
- Preocupaciones acerca de un desempeño sexual pobre.
- Problemas maritales.
- Depresión.
- Orientación sexual no resuelta.

La disfunción sexual puede ser una gran fuente de estrés para los hombres, independientemente de las causa que la provoquen. Pero también puede tratarse de un síntoma de trastornos cardíacos o diabetes.

Los hombres que padecen de disfunción eréctil


Sufren emocionalmente, porque la habilidad de funcionar sexualmente ayuda a definir el papel del hombre en el mundo, de esta manera forma su identidad. Por tanto cuando existe la pérdida de la función eréctil los hombres se sienten mal, muchas veces en silencio por vergüenza. Piensan que si no pueden practicar sexo normalmente, son un fracaso como hombre y como amante, que su pareja lo abandonará y esto conlleva ansiedad, depresión, angustia, vergüenza, enojo y frustración.

También suelen evitar las relaciones sexuales para olvidar su problema. Esto afecta a la pareja, ya que el otro miembro teme que ya no es atractivo, o que lo rechazan, o que tiene otra pareja.

La falta de comunicación del hombre puede contribuir a los sentimientos de ansiedad o depresión de su pareja, o guiarla a expresar enojo y frustración.

La edad es condicionante para el paciente no para el tratamiento


Hay hombres que creen ser demasiado viejos para tener sexo normalmente, y piensan que no tener una erección es la consecuencia natural e inmodificable del envejecimiento. Esto no es as{i cada vez hay más opciones terapéuticas para tratar la disfunción eréctil. Sólo falta su actitud favorable.

La primera visita con el médico

Cuando visite al médico le hará un examen completo, historia clínica y sexológica detallada, seguida de un examen físico y análisis de laboratorio básicos.

Luego el especialista podrá requerir otros estudios en algunos pacientes, como el de las erecciones nocturnas y las ecografías. Sirven para determinar causas y severidad de la condición y a sugerir posibles opciones terapéuticas.

Cualquiera sea el tratamiento elegido, la pareja juega un importante papel de soporte para el paciente.

La pareja

Algunos hombres deciden buscar la solución para su disfunción eréctil sin la participación de su pareja, hay incluso quienes consultan sin que su pareja se entere.

Es útil aclarar aquí que hay un beneficio mutuo en la pareja, cuando se trabaja en conjunto. Los resultados a largo plazo de todas las terapias son mejores si ambos participan en el proceso terapéutico.

Un paso fundamental es que la pareja se comunique abierta y sinceramente.

Tratamientos


Puede ser que el primer tratamiento seleccionado solucione el problema, pero también puede requerir de más opciones en la búsqueda de solución.

Cambio de hábitos y de medicamentos, dejar de fumar puede ser un paso importante en reducir el impacto de la impotencia o su eliminación.


Otras opciones son:


• Medicación oral:
existe una píldora que contiene una droga que actúa amplificando el efecto de la estimulación sexual, bloqueando una enzima que se encuentra en el tejido eréctil. Atención, si bien esta medicación es efectiva en la mayoría de los casos, algunos hombres no pueden consumirla. Por tanto debe consultar al médico.

• Asesoramiento psicológico profesional: como la disfunción eréctil es frecuentemente el resultado de causas psicológicas y físicas, el tratamiento psicológico puede disminuir la ansiedad, lo que a su vez puede reducir el impacto y la duración de la condición. Esta terapia es frecuentemente realizada en combinación con otros tratamientos prescriptos por el médico.

• Dispositivos de vacío: el dispositivo funciona por medio de la inserción del pene dentro de un cilindro plástico, para ser sometido a un vacío controlado. Una vez lograda la erección adecuada, un anillo de tensión es deslizado hacia la base del pene para mantener la erección, retirando el dispositivo de vacío. Este estado de símil erección generalmente dura lo suficiente para una relación sexual.

• Medicación hormonal: sólo el cinco por ciento de los casos de disfunción eréctil son causados por niveles irregulares de hormonas sexuales, como niveles bajos de testosterona, o exceso de prolactina o etrógenos. Afortunadamente, existen medicaciones que pueden restaurar el balance.

• Terapia de inyección: son inyecciones (hay dos medicamentos) relativamente indoloras que producen una erección. Además, existen varias medicaciones inyectables que, cuando son utilizadas solas, ayudan a aumentar el flujo sanguíneo del pene, lo que produce una erección.

• Tratamiento intrauretral: una de las más novedosas formas de tratamiento implica la inserción de un pequeño supositorio medicado en la uretra a través del orificio de la punta del pene. El medicamento es absorbido directamente desde la uretra hacia las cámaras eréctiles del pene. Esto puede causar que se relajen los vasos sanguíneos, permitiendo que el pene se llene de sangre y se produzca una erección.

• Prótesis peneanas: este tratamiento consiste en el implante quirúrgico de un dispositivo sólido en ambas cámaras del pene, permitiendo tener erecciones tan seguido como se desee. Estos implantes vienen en dos tipos: los inflables y los maleables. Este tratamiento no está recomendado hasta que otros métodos no hayan sido considerados o probados con anterioridad.

• Tratamiento quirúrgico: este tratamiento está habitualmente reservado para aquellos pacientes en quienes el flujo sanguíneo peneano haya sido bloqueado por un daño en el pene o en el área pelviana. La cirugía también es utilizada para corregir la disfunción eréctil causada por obstrucción vascular. El objetivo de éste tratamiento es corregir la obstrucción del flujo sanguíneo del pene para que las erecciones puedan ocurrir en forma natural.

 
 
 
 
         
Clínica Especialidades Turnos
Home Masculinas 261 4280921 / 4274216
Quienes Somos Femeninas  
Servicios   Contacto
Investigacion Noticias info@uroclinica.com.ar
Estructura y Tecnología Noticias Paso de los Andes 45 - Mendoza
Pacientes Prensa Todos los derechos reservados 2012
Uroclínica CPA S.A.