Especialidades

  Cáncer de Próstata
  Hiperplasia prostática benigna
  Cáncer de Vejiga
  Incontinencia de Orina
 
 

De la Vejiga

Cáncer de Vejiga

Este cáncer es una proliferación de células anormales dentro de la vejiga. Cuenta con un síntoma muy notorio: sangrado al orinar, llamado hematuria. También puede presentar frecuencia miccional durante el día o la noche, ardor o urgencia al orinar.
Es el quinto cáncer más común en el hombre y el décimo en la mujer., sin embargo gracias a los avances en los tratamientos del cáncer de vejiga, la mortalidad ha descendido notablemente.

Tratamiento del cáncer superficial de vejiga

En el tratamiento de esta patología se persigue erradicar los tumores existentes, prevenir las recurrencias y/o la progresión de la enfermedad. También es objetivo de los procedimientos médicos disminuir la necesidad de cistectomías, es decir de extirpación quirúrgica de la vejiga.

Por esta razón cuando se diagnostica cáncer superficial de vejiga el especialista establece es los factores pronósticos de recidiva o progresión. En otras palabras, va a determinar el estadio tumoral, el grado celular y la presencia de carcinoma in situ (CIS).

a- Estadio tumoral
Indica el grado de profundidad de la lesión y se clasifica en:
Ta: compromiso de mucosa, que es la primer capa de la vejiga.
T1: compromiso del corion, que es la segunda capa de la vejiga
Tis: presencia de carcinoma in situ.
T2: es cuando compromete la capa muscular, y ya se trata de un tumor profundo.

b- Grado celular
Determina la agresividad del tumor y se clasifica en:
Tumores de bajo grado: G1-G2.
Tumores de alto grado: G3.

c- Carcinoma in situ (CIS)
Se trata de una lesión agresiva plana en la mucosa vesical que en general está asociado a tumores de alto grado (G3). Son precursor de infiltración muscular. No tienen respuesta a la quimioterapia sistémica y responden a la inmunoterapia con BCG. La asociación de CIS con T1-G3 es de muy mal pronóstico, con un índice de recurrencia alto (82%) y una progresión a cáncer invasivo elevado (60%), muerte por progresión de la enfermedad (39%) y la necesidad de cistectomía (65%) en pacientes tratados solamente con resección endoscópica.
La presencia de CIS en tumores de alto grado e infiltración de lamina propia (T1 G3) incrementa la progresión de la enfermedad en un 65% a los 5 años.

Tratamiento primario de un cáncer de vejiga

Es la resección endoscópica transuretral (RTUV) del tumor vesical. Es importante resecar la lesión en forma completa y realizar biopsias de toda zona sospechosa de la vejiga. Elúrólogo le indicará al paciente el número de formaciones tumorales, si tiene aspecto sólido o papilar, si es sésil o pediculado, su tamaño y ubicación y si tiene aspecto superficial o profundo.

El patólogo en tanto informará si tiene compromiso de mucosa (Ta), de corion (T1) o muscular (T2), qué grado celular tiene (bajo o alto) y si existe la presencia o ausencia de CIS.

Incontinencia de Orina

Si bien la Incontinencia Urinaria es más frecuente en mujeres también se manifiesta en hombres. Se presenta en diferentes enfermedades y afecta a diversos grupos etarios.

Se trata de la pérdida involuntaria de orina y esto provoca en quien la padece un problema social e higiénico.

Tanto por su frecuencia, por la gravedad como por las connotaciones psicosociales y económicas, es una de las patologías muy importante actualmente.

Es habitual que las personas que padecen incontinencia urinaria limiten su vida social, evitan visitar amigos o parientes por temor a oler mal o a que se den cuenta de su problema. La vida sexual también se ve afectada. Generalmente se sienten angustiados y avergonzados.

En Uroclínica creemos que la incontinencia urinaria es una enfermedad en la que hay que determinar sus causas para tratarlas. Para la tranquilidad de los pacientes son varios los tratamientos, desde terapias kinésicas, farmacológicas y cirugías mínimamente invasivas, hasta las cirugías convencionales.

Suele presentarse como

• Incontinencia de urgencia: es la pérdida involuntaria de orina asociada a un fuerte deseo de orinar con urgencia.
• Incontinencia de esfuerzo: el paciente experimenta pérdidas involuntarias de orina durante el ejercicio físico, movimientos, etc.
• Incontinencia inconsciente: puede ocurrir en ausencia de urgencia y sin reconocimiento consciente de la pérdida de orina.
• Enuresis: significa cualquier pérdida involuntaria de orina, pero se usa para denominar la incontinencia durante el sueño.
• Goteo postmiccional e incontinencia continua: ligado a la pérdida de orina tras la micción o al goteo continuo.

El diagnóstico

Los siguientes estudios contribuyen a un diagnóstico certero:
Un correcto diagnóstico es esencial para lograr un tratamiento eficaz.

Para ello pueden realizarse numerosos estudios:
• Análisis de sangre y orina.
• Radiografías simples y contrastadas.
• Ecografías renales y vesicales.
• Estudios urodinámicos.
• Estudios electromiográficos de los complejos efinterianos.
• Estudios de medicina nuclear.

El tratamiento

El tratamiento procura restablecer la micción completa, espontánea y voluntaria con intervalos secos entre micciones socialmente aceptables. Si bien lo anterior es posible, en algunos casos la meta es más baja limitándose a conseguir una mayor retención y evitar que estén mojadas.

Para cualquier tratamiento se evalúa:
• Limitaciones físicas del paciente.
• Inteligencia.
• El nivel de colaboración y motivación.
• Posibilidades de colaboración familiar.
• Factor económico.
• Nivel de información.

Tratamientos

Tratamientos curativos:
medidas higiénico dietéticas que consisten en adecuaciones de los líquidos y comestibles que ingerimos. El objetivo de este tratamiento es lograr un equilibrio entre nuestras ingestas y las micciones, con el fin de disminuir los episodios de incontinencia.

Tratamientos farmacológicos: hoy en día contamos con gran cantidad de medicamentos que actúan disminuyendo las contracciones involuntarias de la vejiga y aumentando la resistencia del esfínter. Además, se encuentran en investigación numerosas drogas con el fin de superar la eficacia de los tratamientos actuales.

Tratamientos quirúrgicos: además de las técnicas quirúrgicas convencionales, se encuentran a disposición numerosos dispositivos o pequeñas prótesis que permiten reforzar los esfínteres. Estos dispositivos pueden colocarse mediante pequeñas incisiones menores a 1 cm. Estas técnicas de cirugía mínimamente invasivas permiten una rápida recuperación de los pacientes con una inmediata reinserción social y laboral.

Tratamientos paliativos: vale la pena dedicar una mención a los tratamientos alternativos que, aunque no solucionen el problema, lo hacen más tolerable. Existen numerosas opciones que se adapten a las necesidades de cada afectado, permitiendo desarrollar sus actividades normalmente y sin limitaciones. De este modo, se logra su integración al mismo tiempo que se evitan los problemas higiénicos que la incontinencia conlleva.

Absorbentes: los absorbentes almacenan la orina por impregnación, manteniendo al paciente seco y evitando que la orina moje la ropa o la cama. Son el único recurso de las mujeres incontinentes que no llevan sonda y un recurso alternativo en algunas incontinencias masculinas.

 
 
 
 
         
Clínica Especialidades Turnos
Home Masculinas 261 4280921 / 4274216
Quienes Somos Femeninas  
Servicios   Contacto
Investigacion Noticias info@uroclinica.com.ar
Estructura y Tecnología Noticias Paso de los Andes 45 - Mendoza
Pacientes Prensa Todos los derechos reservados 2012
Uroclínica CPA S.A.